CARLOS PÉREZ

ENTREVISTA CON CARLOS PÉREZ (RESPONSABLE DE EXPOSICIONES DEL MUVIM)

Realizada por Lucas Culebra con motivo del décimo aniversario del MuVIM (Museu Valencià de la Il.lustració i de la Modernitat). Publicada en d[x]i Magazine #40. Diciembre 2010.

-Hablemos de tu incorporación en el MuVIM y de los ejes que han determinado la programación de exposiciones durante estos años. Cuando me incorporo al equipo del MuVIM, a finales de 2004, se plantea hacer un programa expositivo nuevo, de calidad e interés cultural, que complemente la oferta de otros museos de la ciudad. Román de la Calle me encarga ocuparme de esa tarea. Así, sugiero que el museo se ocupe de tres vertientes. La primera se centraría en la difusión y el estudio de las figuras que han constituido la Ilustración, no sólo en Valencia, prolongando ese concepto de “hombre ilustrado” a intelectuales que han desarrollado su trabajo en los siglos XIX y XX, como ha sido el caso de Alfons Roig, Juanjo Estellés o Joan Fuster. La segunda analizaría la historia de la fotografía, desde los orígenes a las propuestas actuales. Y la tercera plantearía el análisis, estudio y difusión del diseño gráfico e industrial. Estas dos últimas propuestas se vinculan, por otra parte, con la tradición moderna en Valencia, donde se han dado importantes iniciativas industriales y artísticas directamente relacionadas con el universo de la imagen. De hecho, las iniciativas más vinculadas al arte moderno en Valencia se dieron en el terreno del arte gráfico, incluyendo en éste a la fotografía, que siempre ha tenido una gran aceptación y desarrollo. En ese contexto se deben entender exposiciones como las de los carteles de Toulouse-Lautrec, de Ramón Casas, de Bibendum Michelin y todo el repertorio de proyectos gráficos renovadores como la de los diseñadores suecos, daneses, checos o los planteados por los futuristas italianos; y muestras como las dedicadas a los pioneros de la fotografía y a reconocidos maestros como Kertesz, Marc Riboud, Sougez o Man Ray. Asimismo, en esa misma línea se deben entender e inscribir las propuestas de vanguardia relacionadas con el libro infantil internacional y las aportaciones de ilustradores actuales como Max, Calatayud, Paco Giménez o Isidro Ferrer.

A lo largo de esos casi seis años, el programa se ha consolidado y, por los datos de visitantes, se puede considerar que ha tenido una importante aceptación.

El 90% de exposiciones son producción propia del museo. Como el MuVIM no tiene repertorio de obras (a excepción de materiales bibliográficos, algunos muy importantes como una edición original de la Enciclopedia), produce las exposiciones con fondos de otros museos. Y se ha de señalar que, en muchas ocasiones, las muestras se hacen en colaboración. A lo largo de estos años, el MuVIM ha trabajado con obras procedentes de distintas instituciones nacionales e internacionales, entre otras la Biblioteca Nacional de España, el Museo de Artes Decorativas de Praga, la Biblioteca Nacional de Budapest, el Museo del Cartel de Bruselas, el Museo del Cartel de Varsovia, el Museo Picasso de Málaga, la Biblioteca de l’Heure Joyeuse de París, el Museo de Arte Moderno de Madrid, Aperture de Nueva York, el IVAM, el MNAC, el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, el Museo del Louvre, el Museo del Cartel de Zurich y el Museo de Bellas Artes de Dublín.

-¿Recuerdas algún encuentro absolutamente casual que diera origen a alguna exposición? Lo único casual es que, cuando entré a trabajar en el MuVIM, estaba preparando la exposición sobre el muñeco Bibendum de Michelin que se presentó, libre de gastos, en el museo. Algo que ayudó sobremanera en un momento en el que el presupuesto de exposiciones era muy bajo. También se me había pedido encontrar una sala en España para instalar la importante colección fotográfica del Fnac. Sugerí las del MuVIM y la muestra se inauguró en Valencia. Luego ya no se hizo otra itinerancia. Las dos exposiciones fueron muy visitadas.

-¿Hay alguna exposición que valores especialmente por el reto que supuso su producción? Una exposición especialmente complicada por el montaje y la gestión de obras fue “Gigantes del Atlántico”, dedicada a los paquebotes de la French Line. Se realizó con ocasión de la celebración en Valencia de las regatas de la America´s Cup. Aunque en principio la muestra era especialmente interesante por el repertorio de carteles y fotografías, se amplió a objetos de los barcos y a maquetas de los mismos que, en algunos casos, como la correspondiente al mítico “Normandie”, plantearon especiales problemas de transporte e instalación.

-El MuVIM dedica exposiciones a importantes colecciones temáticas de arte. ¿De qué modo participa el museo en el “ensamblaje” y puesta en valor de tales colecciones? El museo tiene una colección bibliográfica de cierta importancia, pero no cuenta con fondos suficientes para intercambio o para hacer exposiciones de los mismos. Por ese motivo, el MuVIM realiza exposiciones de producción propia a partir de fondos que solicita a distintos museos, entidades artísticas y colecciones particulares. En ocasiones, las entidades que prestan los fondos plantean colaborar en el proyecto y presentarlo en sus salas. Ése ha sido el caso de la muestra dedicada al Cartel Húngaro que se presentará también en la Biblioteca Nacional de Budapest.

-¿Cuáles han sido, a tu parecer, las exposiciones más emblemáticas en tanto indicaron un camino a seguir? ¿A qué exposiciones debe el MuVIM su reputación como museo de vanguardia? Creo que, si existe esa reputación, es por la línea general del programa. Debo subrayar que muchas exposiciones no tienen nada que ver con los idearios de las vanguardias que configuraron el arte del siglo XX. Es más, en muchas exposiciones se ha buscado el debate, la confrontación de propuestas. Lo que sucede es que, sobre todo en las muestras dedicadas al cartel, han destacado las que plantearon lenguajes gráficos más radicales.

-¿Se corresponde el esfuerzo y dinero invertido en las exposiciones con el impacto mediático y la respuesta del público en Valencia? En el MuVIM se ha planteado un programa como difusión, estudio y análisis. No se ha buscado el espectáculo.

-El MuVIM es el primer gran museo en Valencia que muestra la obra de ilustradores y dibujantes de cómic, y esto coincide con el -cada vez mayor- reconocimiento público de estas disciplinas en España. ¿Por qué decidió el MuVIM prestar atención al dibujo? El dibujo, técnicamente hablando, es la base de otras disciplinas artísticas. Y, por otro lado, hoy sería un error imperdonable no incluir a los ilustradores dentro de un programa dedicado a la historia del arte gráfico.

El diseño y sus protagonistas también forman parte de la programación en el MuVIM. ¿Crees que, a nivel expositivo, el diseño en España reciba la atención que se merece? Hoy el diseño ha superado ese calificativo de arte menor o de “Artes aplicadas”. Los museos más importantes dedican exposiciones al diseño y, asimismo, utilizan carteles, folletos, libros… para apoyar determinadas exposiciones. Al respecto, es imposible entender, por ejemplo, la vanguardia rusa sin mostrar la obra que los artistas adscritos al constructivismo realizaron sobre papel.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: