¡QUÉ HE HECHO YO PARA MERECER ESTA CARA!

¡QUÉ HE HECHO YO PARA MERECER ESTA CARA!

ENTREVISTA A CALO
CON MOTIVO DE LA PUBLICACIÓN DE SU ÁLBUM “BACTERIAS” (PLANETA DEAGOSTINI, 2009).
CALO (Castellón, 1972) // Dibujante // www.ladosoleado.blogspot.com

(POR ROGER OMAR)

© CALO / "BACTERIAS"

-¿Cala Calo?
¡Qué va! Dejo poquísima huella por donde paso.

-Siento decepcionarte, pero el 90% de la actividad de un artista es puramente onanista.
Eso lo dice Vincent, el protagonista de “Bacterias”. En mi caso la mayor parte de mi actividad es basura alimenticia.

-¿Eres un optimista, a tu pesar?
Soy un pesimista-optimista y siempre pienso que todo acabará mal, pero al final acabo buscando el lado positivo dentro de lo malo. El humor es mi método de defensa.

-¿Cuál es el atractivo del Señor Jean?
Que Berberian consigue que parezca fácil algo muy difícil. Me maravilla la gente que consigue eso, ya sea un tebeo, una melodía, un cuadro, una película… Algo que tenga una apariencia sencilla y sin embargo consiga emocionar, es fascinante. Y no me refiero sólo al dibujo. El guión también.

-Has publicado apenas una pequeña parte de lo que dibujas, ¿por qué dejas tebeos a medio hacer?
Soy muy inseguro. Todas la historietas las empiezo con muchas ganas, pero cuando llego a la página 10 las dudas me acribillan. A veces me ganan y la cosa se queda a medias. Me gustaría ser esa clase de gente que tiene muy claro lo que quiere hacer. Yo cambio de opinión continuamente.

-¿Cómo concibes tus historias: antes o mientras las dibujas?
Puedo tener la historia bastante clara en mi cabeza antes de empezar, y cuando llevo medio tebeo dibujado cambiar todo el final. Lo cierto es que cuando estoy dibujando veo cosas y se me ocurren ideas o recursos narrativos que no me salen al pensar el guión.

-Eres asiduo seguidor de series y comedias televisivas, ¿cuáles han influido en tu modo de contar?
¡Uf, no acabaría nunca! He visto muchísima tele desde niño. En el caso de “Bacterias”: Elodie y sus hermanos son “Los chicos del 47 A”, Vincent es Hank Moody de “Californication”, las escenas del hombre del futuro son de “Doctor Who”, y el homínido prehistórico viene de los documentales sobre el origen del hombre (me fascinan). Mis guiones son el resultado de 37 años viendo televisión. Me ha influido muchísimo, más que los tebeos que haya podido leer.

© CALO

-En tus historias siempre hay mujeres. Eres tímido. ¿Cómo consigues construir tan atinadamente a tus mujeres?
Pues no lo sé, construyo personajes femeninos que me seduzcan. Necesito enamorarme de mis personajes, sino me aburro muchísimo.

-Sueles cambiar de estilo de dibujo de un tebeo a otro, ¿por qué este cambio?, ¿cómo percibes tu evolución gráfica?
Me aburre dibujar siempre igual. Lo que he publicado tiene un estilo parecido, pero en el cajón de lo inacabado y en bocetos hay más variedad aún. No se trata de una evolución, simplemente voy buscando el estilo más apropiado para contar cada historia, o es lo que me pide el cuerpo. Unas veces me apetece dibujar casi realista y otras simplifico al máximo, pero siempre respeto la línea limpia y el dibujo claro. No sé meter manchas negras. En “Bacterias” todas las manchas de negro están puestas con el ordenador, incluido el pelo negro de Vincent.

-¿Piensas en la línea clara mientras te cepillas los dientes?
Cuando me cepillo los dientes lo único que pienso es ¡qué he hecho yo para merecer esta cara!

-Tu relación con tu hermano Sanro es muy buena, ¿interviene en tu trabajo, te sopla el argumento?
No. Soy bastante egoísta y posesivo con mi trabajo. Y hago mal, porque sus consejos suelen ser buenos.

-Juegas con una variedad de géneros, pero tus historias tratan siempre sobre relaciones. ¿Usas los géneros sólo como excusa para hablar de sentimientos?
Me parecen muy bien las historias fantásticas y de aventuras, pero no me interesa solamente ver al bueno y el malo persiguiéndose para pegarse. Me interesan más los personajes que las historias. Hago tebeos para hablar de gente y de sentimientos, y me interesa más el modo de contar la historia que el argumento en sí.

-Has dibujado el guión de otros (Nacho Casanova, Stygryt). ¿Qué placer encuentras dibujando tus propias historias?
Nacho y Christophe son amiguetes, y trabajar con ellos siempre es un placer. Además, por mucho que los conozca, siempre me sorprenden con cosas que a mí no se me ocurrirían. Pero dibujar mis propias historias es como jugar a ser dios.

-¿Cuál de tus libros es el más personal?
Yo me implico emocionalmente con todos mis tebeos. Mis personajes son una proyección de mi personalidad, son como yo, o al menos como me gustaría ser. Pero ellos son mucho más interesantes porque sólo heredan las cosas buenas de mí. Las malas las sufro yo solo.

-Si te preguntan de qué van tus tebeos, ¿cómo lo explicas?
En general llevo muy mal que me pidan que describa de qué van mis tebeos. ¡Nunca sé qué decir! Mis historias explicadas en voz alta suenan muy ridículas.

-¿Por qué se te resiste el mercado francés?
¿La línea clara ha pasado de moda? Cada vez que muestro un proyecto a un editor francés me pone una excusa diferente. Al final, la impresión que me queda es que encuentran mi estilo anticuado y poco comercial. Probablemente en los 80 lo habría tenido más fácil.

-Di algo tuyo que te guste.
¿Aparte de mi perfil griego y mi físico portentoso? Mi imaginación.

-¿Cuál fue el tiempo de trabajo para “Bacterias”?
La confección del álbum sufrió varias interrupciones y a mitad del libro estuve a punto de dejarlo. Pero el tiempo real no fue demasiado: una media de 2 páginas diarias, unos 3 meses.

-De la autoedición a Planeta DeAgostini, ¿te quedan recuerdos?
De la autoedición no me quedan buenos recuerdos. Eso de venderse a uno mismo no es lo mío. Bastante cuesta hacer tebeos para encima tener que venderlos.

-En “Bacterias” hay un mono emparentado con lo abstracto (pag 105)…
No sé dibujar bichos raros, y siempre digo que dibujo como me sale, no como yo quiero.

-Han pasado 3 meses desde que “Bacterias” vio la luz. ¿Qué sabor te ha dejado?
Agridulce. En cuanto acabo de dibujar un tebeo sólo veo los fallos y las cosas que me gustaría mejorar. Quizá, para disfrutarlo un poco más, debería esperar un poco de tiempo antes de revisarlo.

-¿Te marcaron/te marcaste alguna pauta o restricción al dibujar “Bacterias”?
No, porque el libro ya estaba casi acabado cuando se lo ofrecí a Ricardo. Y toda la gente con quien he tenido contacto en la editorial se ha mostrado encantada con el resultado. ¡Qué majetes!

-La Grúa, de Reiner Zimnik, ¿me lo recomiendas?
Sí, “La Grúa” es un libro muy bueno. Es antidepresivo y te lo lees con una sonrisa en la cara.

© CALO

-En “Ángela y Clara” (2000) hay un perfecto juego de líneas que confluyen en cada viñeta. En el caso de “Bacterias” dibujas espacios más abiertos, menos cargados. ¿Es a causa del número de páginas (106)? ¿PodrÍa el Calo de hace 9 años condensar la misma historia en 53 páginas?
Se me da bien la síntesis, pero esta historia pedía cierta pausa. De todas formas es un tebeo muy ligero, se lee en un soplo porque hay muchas páginas mudas, pero no superfluas; creo que todas aportan carga emocional. El dibujo es más simple para ahorrarme trabajo, pero esa simplicidad me ha permitido hacer experimentos visuales, como los de las páginas 92 y 93 que casi no tienen fondos y sin embargo creo que son bonitas y refuerzan la sensación de tristeza y soledad del personaje.

-¿Qué es la belleza?
Hace unos años mi respuesta habría sido más poética. Pero después de tanto tiempo sufriendo inseguridad laboral, la belleza es un talón con varios ceros.

-¿Qué cosas fresquitas hay por hacer un domingo en Castellón?
Tenemos playa y montaña a tiro de piedra. Castellón es un pésimo lugar para encontrar trabajo como dibujante, pero es un sitio bastante bueno para vivir.

-Imaginemos: vives en pueblo de dibujantes vivos y muertos. ¿A quién te gustaría tener como vecinos?
¡Joder, que mal rollo! Preferiría tener como vecinas a Kirsten Duns y Anna Paquin. Bueno, no me importaría conocer a Alex Raymond, ese tío sí que dibujaba mujeres con glamour.  ¿Sorprendido?

-Di algo bonito de Sergio Córdoba.
Otro amiguete. Sergio es uno de los autores más inteligentes de toda España y parte de Portugal. Y además tiene un culito muy sexy.

© TODAS LAS IMÁGENES DE CALO.

(Entrevista publicada en Guía del Cómic).

LIBROS DE CALO
-Alice. Autoedición. 1992
-Dios los cría. Under Cómic. 1999.
-Ángela y Clara. Las chicas con los chicos. Under Cómic. 2000.
-Al Servicio de las Damas. Ediciones de Ponent. 2003.
-Recluta con Alien… y dos historietas más. Aleta Ediciones y Dibbuks. 2007.
-Bacterias. Planeta DeAgostini. 2009.

En la época pre-photoshop, la del recorta-pega y las fotocopias, tuve la suerte de colaborar en fanzines donde descubrí el trabajo de Calo. En esas historietas primerizas ya destacaban su talento gráfico y su habilidad de contar historias en forma de viñetas. Sus referentes eran incuestionables (Chaland, Jaime Hernandez), pero sus páginas tenían personalidad propia. Con el tiempo, el dibujo de Calo ha ido depurándose en dirección elegante y precisa, para plasmar una manera de ver el mundo en la que los géneros se mezclan bajo el prisma de la comedia ligera, la poesía y hasta el absurdo. Y además es bonito-bonito.
Sergio Córdoba


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: