BATALLAS

BATALLAS
TEXTO DE GABI BELTRÁN

Escritor y dibujante.
(1966. Palma de Mallorca)
Vive en Bunyola, Islas Baleares.


(POR GABI BELTRÁN)

® GABI BELTRÁN// “CRYING FOR MY DOG”
® GABI BELTRÁN// “CRYING FOR MY DOG”.

BATALLAS
A menudo cogía mi bicicleta destartalada y enfilaba la tarde por las estrechas y húmedas callejuelas del casco antiguo, en dirección al mar. Dejaba volar mis pensamientos como si ya fuese un hombre, atizándome el cerebro para intentar comprender. Y siempre lo hacía solo, como un adulto que escudriña en su vida buscando algo de sentido. La mía no lo tenía.
Sentado en las rocas, con el mar descomprimido en millones de partículas que iban a estrellarse en mi cara, soñaba que me lanzaba al agua y no salía.
Me preguntaba cómo, un nadador tan bueno como yo, podría poner fin a su vida de esa forma. Cómo evitaría dar una brazada y luego otra, sintiendo cómo las olas le alzaban hacia el cielo como un padre orgulloso y juguetón. O cómo evitaría la tentación de sumergirse varios metros, por si un pulpo estuviera ahí, esperándole para luchar por su vida.
A veces probaba. Me quitaba la camiseta y me lanzaba al agua como si ya estuviese muerto, como un trozo de carne depositada en el suelo de una cámara frigorífica. Permanecía con los ojos cerrados, oyendo y sintiendo los millones de pequeñas burbujas de aire recorrer mi cuerpo y, ellas sí, ponerse a salvo. Fingía morir dulcemente. Entreabría mis labios y dejaba que el agua salada inundara mi boca. Permanecía así, intentando reventar mis pulmones, durante unos minutos.
Cuando me tumbaba en la roca, mis pies sangrantes sentían un alivio inmediato. Cerraba los ojos, agradecido y exhausto, aturdido como un pulpo que acaba de ganarle una batalla a la muerte, y dejaba que el sol penetrase en mi piel, acumulándose lentamente, creando en silencio el melanoma que pondría fin a mi vida veinte años después.

. .

SILENCIO
Aún hoy sigo preguntándome qué significado tuvo aquel silencio.
Subíamos con el coche por Andrea Doria, camino del hospital, intercambiando frases ocurrentes, reflexiones absurdas; jerga de dos personas que se conocen bien. Llevábamos más de dos semanas haciendo a diario el mismo recorrido para turnarnos con mi madre en la habitación del hospital.
Hubo una última frase, no sé si pronunciada por mí o por ella. En cualquier caso, no hubo réplica. Y no la habría hasta media hora después.
Aparcamos el coche en el arenoso parking del hospital. Nos pusimos las chaquetas y dirigimos nuestros pasos hacia la entrada principal. Había gente sentada en las escaleras, la mayoría fumando.
Los hospitales no suelen ser lugares muy divertidos, sin embargo recuerdo haber visto a mucha gente sonreír ese día.
Compartimos el ascensor con una pareja de ancianos risueños, felices abuelos de su tercera nieta.
Desde que salimos del coche, no había cruzado una sola mirada con ella. Habíamos hecho el recorrido hasta la planta de oncología sin necesidad de guiarnos por las indicaciones.
El pasillo principal de la planta de oncología ese día estaba repleto de gente. Con un poco de atención y algo de sensibilidad, se podía palpar la inquietud, la preocupación, la esperanza, la desazón…
Mi madre estaba apoyada en la pared, a unos centímetros de la puerta de la habitación. Tenía sus brazos cruzados en la espalda, con las manos vueltas hacia la pared, a la altura del cóccix. Estaba ligeramente inclinada hacia adelante, con la mirada perdida en el suelo.
Como si nos intuyera, pareció despertar de su sueño y giró la cabeza lo suficiente, como para que nuestras miradas se encontraran entre tanta gente.
En ese momento no me di cuenta, pero hacía rato que caminaba solo por aquel pasillo. Mi acompañante, intuyendo lo que pasaba, se había detenido unos metros atrás, dejándome avanzar solo hacia aquel instante crucial.
-Ya está -dijo mi madre.
“Ya está” lo resumía todo, lo comprimía eficazmente. Dos palabras daban por finalizada una vida.


www.gabibeltran.com
www.gabibeltran.blogspot.com

(TEXTO PUBLICADO EN LA REVISTA D(X)I #26.
VERANO 2007. ESPAÑA// www.dximagazine.com)

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: