VAMOS A EMBELLECER UN POCO ESTO

VAMOS A EMBELLECER UN POCO ESTO
ENTREVISTA A SANTIAGO SEQUEIROS

Dibujante.
(1971. Buenos Aires. Argentina)

(POR ROGER OMAR)

® SANTIAGO SEQUEIROS// “INTERRUPTUS”.
® SANTIAGO SEQUEIROS// “INTERRUPTUS”.

Santiago dice:
En el 71 mi padre fue destinado a Argentina por el banco donde empezaba a trabajar. Nací ese mismo año en octubre, en Buenos Aires. En 1973 volvimos a Sevilla (estuve allí 3 años), luego Madrid (9 años), luego a Vigo (3 años), luego a Sevilla (4 años), y luego me fui a estudiar a BCN (6 años), volví a Sevilla (hice la mili y vagabundeé dos o tres años); luego uno o dos años en Barcelona, tres meses en Nueva York, dos o tres en Palma de Mallorca, luego BCN dos meses. Al final llegué a Madrid en el 2002 o 2003. Aún sigo aquí.//

Rebotado de BCN me vine a Madrid, gracias a un amigo. Estuve viviendo en la calle durante 2 días porque mi amigo me echó de su casa después de estar 2 meses agrietándole el sofá. Sofía (mi novia entonces) vino de Washington donde había estado vistando a su madre unos meses para estudiar un master en museología. Gracias a ella me metí en una pensión mientras buscábamos una habitación que yo pudiera alquilar: una habitación en casa de un pocero en Vallecas. La habitación era muy, muy estrecha. La cabecera de la cama estaba pegada a una mesita del tamaño de un din-A2, y allí era donde yo dibujaba.//

Me cayó un trabajo con José Luis Sampedro, “El mercado y la globalización”, editorial Destino. Sampedro vende un huevo, todo mundo lo adora. Se trataba de ilustrar un ensayo didáctico sobre la economía de mercado y la globalización emergente. Aparte de que me pagaron lo que es normal en esas empresas (más o menos bien), lo bueno fueron los royalties que gané al año siguiente (6000 euros). Podía pagar el aval que te pide un casero para alquilar un piso si no tienes nómina, y meterme en él con Sofía. Compré un ordenador y pude empezar a trabajar de forma más o menos regular para El Mundo (bastante regular actualmente).
Antes, como no tenía donde vivir nadie sabía exactamente dónde vivía. Sólo tenía el móvil. El móvil era mi casa. Hasta entonces todo lo que había hecho era vagabundear y nada más. Ahora estoy totalmente aburguesado.//

Lo de Sampedro fue una puta suerte. Creo que el proyecto se lo encargaron a Arnal Ballester. No pudo y dio 4 nombres. Yo me pasé 2 meses preparándome el concepto, además (este concepto) no le gustaba a nadie. Era un concurso pero a mí nadie me había dicho nada. Había hecho algo totalmente extremo y hermético… El caso es que tuve suerte porque a Sampedro no le convencía nada de lo que le proponía el editor (ni lo mío ni lo de los otros tres). Me llamó desde Barcelona. Me pidió que hiciera otra propuesta y esta vez la hice más digerible, menos enrevesada. A José Luis ésta le gustó más, quedamos para que me tanteara, le caí bien, supongo, o vio que podía salir algo bueno, y nos pusimos manos a la obra. El libro fue un éxito… digamos que volví a obtener credibilidad delante de clientes y amigos ¿sabes?, ya les podía pedir dinero prestado. Hubo un antes y un después del libro. No en mis dibujos, pero sí en mi vida. Tuve mucha suerte. Tenía ya 29 0 30 años. Se puede decir que aproveché mi última oportunidad.

® SANTIAGO SEQUEIROS// “FREAKS”
® SANTIAGO SEQUEIROS// “FREAKS”

DIBUJO
Por un lado es bastante innato. Cuando dibujaba tebeos yo no sabía dibujar, así que debía ser primero impactante y funcional (nada de ornamentos que no supiera hacer, por ejemplo una nariz). En 3º de BUP me tragué entero un ciclo de cine expresionista alemán (Murnau, Lang), y descubrí el contraste abrupto del blanco y el negro, y cómo el negro llena un espacio. Encontré una fórmula, una especia de pentagrama gráfico y narrativo basado en la mancha. No abigarrar las cosas. Simplemente, usar el espacio para crear la atmósfera (negra) que necesitaban mis historias de adolescentes melancólicos desenterrando cadáveres para irse a vivir juntos… No descriptivo sino iconográfico.

Cuando no tenía casa vivía en la calle (en los pisos de mis amigos hasta que se hartaban) y dibujaba en mis cuadernos, lo cual era como si estuviera en el gimnasio. Aprendí estructura, a dibujar de verdad, lo que es el esqueleto del dibujo, rayas que se cruzan, que no están enmarcadas en un espacio porque todavía no lo tienen, sólo son bocetos. En esos 3 años (sin casa) dibujé mucho más libremente. Cuando tienes un tablero adoptas muchos vicios. Cuando dibujas sin ningún tipo de obligación estás cruzando rayas, los dibujos te salen. No estás dibujando… los dibujos aparecen. Cuando dibujé en la calle no tenía nada preconcebido en la cabeza, se iba dibujando solo y eso te da mano. Mi estilo evolucionó mucho en esos 3 años, se hizo más múltiple, menos monográfico. El dibujo era lo único que me distraía, no había tele.//

Recuerdo dibujar toda mi vida desde que era pequeñito. Sólo recuerdo un momento que tomé conciencia de querer dedicarme a dibujar tebeos. Cuando vi el libro “FANTASIA”, una monografía de Richard Corben. Toutain Editor. Me gustó todo… el mundo del tebeo estaba idealizado. Me fascinó el estudio de la obra, del autor… a mí no me gusta el autor ¿eh?. Pero me encantó el libro: era una hagiografía de un autor y del medio en el que se expresaba (los tebeos). Pensé que la vida de un dibujante de tebeos era lo más. Craso error. La vida de un dibujante de tebeos, de los buenos, y salvo pocas excepciones, es una putada. Pero estamos todos enfermos de tebeos. El lenguaje y lo barato de realizar múltiples propuestas nos permiten una libertad para experimentar que no tiene ningún otro medio que yo conozca. En un tebeo yo escribo novela, poesía, dibujo, pinto, hago cine… incluso en la composición de las viñetas en una doble página hay un poco de música gráfica (contrastes, tonos, cambios de ritmo, etc). Pero el día a día de un autor de tebeos es una putada.

DIBUJANTES PREDILECTOS
Me vienen mejor los que no son excesivamente pintureros, aprendo más de los dibujantes “desnudos”. Gallardo es fundamental. Para mí es el mejor dibujante que hay en España… George Grosz (Alemán, de la época de entreguerras en Berlín)… Muñoz (Argentino. Me influyó de pequeño. Muñoz hace manchas, muy intuitivo)… Picasso…
Guayasamín (Es un pintor ecuatoriano de los sesenta. Su nombre era Oswlado)… Esteranko (Americano. Atmósfera cero)… Me faltan un huevo de autores.

TRABAJO HABITUAL
Lo que me pongo a ver en casa mientras bebo son dvds, películas infames. En ese sentido la bebida no me hace ningún bien. Ahora sólo dibujo ilustraciones aplicadas a un contexto (un mensaje concreto del texto y un medio de difusión que publica ese mensaje, ya sea en el ámbito del periodismo, la publicidad, las revistas genéricas):
Ilustración semanal en El Mundo, sobre texto de Arcadi Espada… Ilustración de la columna de Silvia Grijalva, en El Mundo, todos los jueves en el suplemento de Madrid… Dos ilustraciones semanales en internet.


“El dibujo de Santiago tiene una solidez de ultratumba.
Sus sombras parecen proceder no de las lógicas fuentes de luz, sino de unas esquivas fuentes de oscuridad, dándole cuerpo a unos personajes que se sostienen por la mágica estructura que proporciona el talento en bruto. Está claro que Santiago utiliza el pincel como si fuera un cincel”.
Javier Olivares

(ENTREVISTA REALIZADA EN MADRID A LA HORA DE COMER.
PUBLICADA EN LA REVISTA D(X)I #24.
INVIERNO 2006. ESPAÑA// www.dximagazine.com)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: