FILOSOFAR CON LAS MANOS

FILOSOFAR CON LAS MANOS
ENTREVISTA A LAURA PÉREZ VERNETTI

Dibujante.

(POR ROGER OMAR)

® LAURA PÉREZ - FOTO DE ANDRÉS SALVAREZZA.

LA MESA ESTÁ PUESTA DELANTE DE LA CASA, BAJO UN ÁRBOL, Y LAURA MIRA CON OJOS ÁVIDOS E INGENUOS. SU SOMBRERO DE SETA, NEGRO Y VIEJO, MUSTIO POR EL PESO DE LA LLUVIA. ELLA, EMPAPADA, NO DEJA DE SONREÍR NI DE MIRAR. A CADA IDEA SUYA SUS OJOS GRANDES Y AZULES SE ILUMINAN COMO DELEITÁNDOSE, CON EL MISMO EFECTO QUE LOS DE UNA MADRE QUE SIGUE Y DEGUSTA LOS PASEOS DE SU HIJA ENTRE LOS ÁRBOLES. LAURA MIRA CON DISCRECIÓN INFANTIL Y HABLA CON LA MISMA INOCENTE PROPIEDAD. ES VERSÁTIL Y ARRIESGADA, CONOCEDORA Y EXPERIMENTADORA DE ESTILOS, Y CAPAZ DE UTILIZAR UNA AMPLIA VARIEDAD DE REGISTROS GRÁFICOS PARA CONTAR UNA HISTORIA; LA ESTÉTICA QUE USA EN CADA UNA DE SUS HISTORIETAS VARÍA SEGÚN LAS NECESIDADES EXPRESIVAS DEL CUENTO Y DE SU NARRATIVA. A VECES SU LÍNEA ES SENSUAL Y DELICADA. OTRAS, SU TRAZO HOSCO, VIOLENTO Y DRAMÁTICO. ES ADEMÁS UNA BUENÍSIMA LECTORA. SUS ADAPTACIONES DE TEXTOS LITERARIOS CONTIENEN RETRATOS BRILLANTES DE LOS PERSONAJES. SUS HISTORIETAS CONSIGUEN EVOCAR SENSACIONES QUE PARECÍAN EXCLUSIVAS DE LA LITERATURA.
CON SU CURIOSIDAD GATUNA Y SU TALENTO DIABLO, LAURA ES UNA ESPERANZA INCOMBUSTIBLE DE INVESTIGACIÓN Y CREACIÓN ARTÍSTICA.

LAURA DICE: Nací y crecí en Barcelona, pero provengo de una familia multiracial, puesto que mi abuela era suiza, mi abuelo argentino, mi madre italiana y mi padre vasco. Gracias a esto he tenido muchas influencias culturales, incluso de lenguas, literatura y comics. A casa llegaban, desde que era pequeña, comics como el italiano “Corriere dei Piccoli y Linus”, el francés “Pilot”, y los españoles “Pulgarcito” y “Mary noticias”. Entonces tuve una cultura de comics muy variada, y en el colegio siempre dibujaba en los libros, tengo todos los libros dibujados. Cuando acabé el bachillerato me metí a Bellas Artes e hice pintura, pero luego me di cuenta de que realmente lo que yo podía aportar de innovador eran esos dibujos que siempre había hecho al margen de los cuadernos, y caricaturas y personajes, más que la pintura ortodoxa de pincel, de óleo, de retrato clásico. Antes de acabar Bellas Artes ya empecé a publicar comics; me presenté en “El Víbora” y les gustaron mucho mis comics, Alfredo Pons enseguida me cogió como dibujante, tuve esa suerte; y además era cuando la revista gozaba de reconocimiento internacional, o sea que yo empecé a publicar en el momento más álgido de “El Víbora”, y gracias a eso pues me hice un nombre.

Llevo 20 años en la historieta, y he pasado momentos de crisis muy aguda debido a que el medio, económicamente, era muy precario. Con la crisis los editores se decantaron por lo más comercial o por autores extranjeros. Entonces tuve que hacer también otros trabajos como traductora, profesora, intérprete, etc. Pero siempre seguí dibujando comics y aunque no publicara seguía dibujando; tengo de hecho muchas páginas sin publicar, pero antes o después siempre me salía algún editor un poco chiflado que decía “Estas cosas raras que hace la Laura son muy interesantes”, entonces me publicaba, porque indudablemente mi comic es extraño ¿no?.
Por un lado el erotismo es muy elegante, muy estilizado, y no es corriente. Generalmente en comic hay mucha pornografía de batalla. Y por otro lado, la experimentación con el lenguaje y con los estilos, pues presento rasgos innovadores en la historieta. Gracias a estas dos corrientes y a no haberme vendido nunca al mercado y a lo comercial, me he hecho un nombre a pesar de que ha sido muy difícil, porque mis comics eran muy difíciles de publicar porque exigían un lector cultivado que se interesara por la elegancia en el erotismo o la experimentación en la historieta; que claro, no es precisamente el público masivo.

¿Qué rasgos innovadores reconoces en tus historietas?
Pues por ejemplo, en el libro “Las habitaciones desmanteladas” cada historieta no sólo es un grafismo diferente de acuerdo a la personalidad del escritor, sino que cada narración como tal es diferente. O sea, no sólo el dibujo cambia sino que la narración texto-imagen cambia en cada historieta.
Ahora estoy preparando un álbum de “Las mil y una noches” para Edicions de Ponent de Paco Camarasa, que incluirá una primera parte que fue publicada por Pere Joan y Max en la Colección Medio Muerto, y una segunda parte de “Aladino y la lámpara maravillosa”. Serán en total 119 páginas, pero no es “Las mil y una noches” del Walt Disney infantil, sino el auténtico, que es un libro de un erotismo envolvente y muy interesante, sin censura ni moralina.

¿Crees que toda obra literaria sea susceptible de dibujarse o convertirse en una historieta?
Sí, lo que pasa es que cada dibujante de acuerdo a su personalidad y su forma de visualizar prefiere unos literatos a otros. Hay literatos que visualizan más y son más fáciles de dibujar, y otros que son tan intimistas… Por ejemplo, escritores que dedican toda la historia a diálogos entre personajes, y claro, dibujar dos personas hablando 45 páginas, sin cambio de imagen ni ambiente, ni puntos de vista, pues imposible dibujar un comic ¿no?. Hay literatos fáciles o difíciles de dibujar, pero básicamente cada historietista puede encontrar la manera de visualizar un texto.

Has adaptado “Las habitaciones desmanteladas”, el cuento de Borges que da título a tu libro. ¿Cómo adaptaste al grafismo este relato de Borges?.
Pues elegí Borges porque en torno a los estilos que suelo tratar ya había elegido línea clara, estilo fotográfico, collage, papel recortado; y en el caso de Borges me interesaba reflejar su mundo sórdido, dramático, pesimista, y opté por utilizar una pincelada expresionista, dramática y triste. Encontré que de Borges podía utilizar su literatura con esta pincelada que le representa también.

¿Qué tan buenos críticos son los dibujantes de comics?. Porque tú ahora hablas sobre cómo una pincelada hecha de una u otra forma refleja cierto tipo de literatura…
Hombre, generalmente los autores están tan metidos en su mundo personal que no son buenos críticos. Lo que pasa es que desde hace 20 años yo escribo sobre mis historietas analizándolas con rigor, tratando de ser lo más objetiva posible. He visto que luego la crítica repite, sin que yo le haya dicho nada, las observaciones que yo había escrito. Por tanto hay una cierta lucidez, porque si no, yo no coincidiría con los críticos. Cuando digo que mi historieta es de una pincelada desgarrada, pues la crítica utiliza exactamente el mismo vocabulario sin haberme entrevistado. Entonces indudablemente si uno lleva un análisis riguroso desde sus inicios puede llegar a ser un poco más lúcido en el análisis de sus historietas.

¿Escribes los análisis que haces de tus historietas, a modo de crítica sobre la propia obra?
Sí, analizo siempre mis historietas para abrir nuevos caminos, meditar sobre lo que estoy haciendo, para comparar, para ver qué cosas ya he superado, qué cosas no debo repetir. Me sirve para la evolución de mi trabajo. Son textos para mí, que no quiero publicar. Es más bien un recorrido, como un diario historieta a historieta; los rasgos de cada una, que me interesa recuperar… Entonces no creo que sea interesante para nadie más que para mí.

Ahora que hablas de ese diario que llevas, ¿tienes presente alguna observación que hayas escrito ahí que haya sido decisiva para la evolución de tu obra?
Pues mira, cuando estaba en “El Víbora”, como me gustaba experimentar mucho presenté unas historias con pinceladas desgarradas y el editor se horrorizó. Gracias a estos escritos me di cuenta que yo tenía que seguir dibujando los diferentes estilos que necesitaba expresar, y no depender del editor; me di cuenta de la importancia de la libertad del artista y de seguir dibujando lo que tú quieres aunque no lo publiques. Quizá si no lo hubiera escrito no quedaría constancia de esa necesidad interior tan imperante.

¿Crees que sólo los buenos dibujantes pueden darse el lujo de hacer experimentaciones de trazo, de técnicas y estilos en el tratamiento de sus historietas?
¿Sabes qué pasa?, que hay dibujantes que dibujan muy bien pero que no son buenos experimentadores. No es lo mismo dibujar bien que experimentar. Hay dibujantes clásicos que llevan una misma línea clásica toda la vida, que son muy buenos dibujantes. Y otros que varían de registro continuamente como yo, que somos otro tipo de dibujantes. No quiere decir que el clásico que domina un estilo fijo sea mal dibujante. Y también hay malos dibujantes que pueden tener una torpeza con una gracia indiscutible, pero tienen interés en el arte. Hay algunas personas torpes que interesan en el mundo del arte.

¿Ejemplo?
Por ejemplo, en otro ámbito, yo he conocido a fotógrafos muy famosos internacionalmente que no dominaban la técnica fotográfica, que sus fotografías no están bien copiadas, no están bien contrastadas, la composición no es ortodoxa, y sin embargo son grandes artistas. Lo que demuestra que a veces el dominio de la técnica puede ser sólo académico.

¿Dibujar historietas es una vía de acceso al arte para ti?
Yo creo que sí, que la historieta puede tener y tiene en ciertos casos el mismo nivel alto de la pintura, de los happenings, de las performances, de las instalaciones; el mismo nivel de rigor artístico.

¿Desde tu evolución como dibujante, qué es un comic?
El trabajo de personas que necesitan narrar con imágenes y con texto. Su papel no sólo está próximo al pintor, sino al literato. Es una mezcla entre pintor y escritor.

¿Crees que todavía es vigente la función que tiene el dibujo como mera representación simbólica del mundo?
El dibujo es una discusión continua y una visión discutidora de la realidad y de nuestra existencia. No es sólo representación: es concepto, es idea, es discusión, es intimismo, es objetividad-subjetividad. Es filosofía. Igual que la filosofía aporta al conocimiento nuevas formas de pensar, el dibujo aporta nuevas formas de ver. Como ver, para mí, es descubrir y descubrir es pensar, ver es pensar y por lo tanto dibujar es filosofar.

¿Crees que sea posible “descubrir” sin “ver”?
A mí me ha beneficiado ser miope. Precisamente porque no veo muy bien he tenido que desarrollar el conocimiento interiormente: la imaginación, la invención, y no necesito salir de mi habitación. Hay muchos pintores y artistas que copian la realidad, que necesitan el objeto. En mi caso la realidad se centra en el sujeto y en sus emociones y vivencias. Creo que los miopes y las personas que no desarrollan mucho la vista, tienden más a desarrollar el tacto, y otro tipo de gusto, como compensación.

Dices que pasas mucho tiempo en tu estudio…
Sí, pero tengo muchos y muy buenos amigos. Yo me puedo rodear de intelectuales, artistas, porque me interesa ampliar mis horizontes. Sobre todo desde el punto de vista de artista, me interesa mucho la discusión, las disciplinas artísticas, yo aprendo de todos. Por eso me interesa el mundo de la cultura.

¿A dónde crees que te conducirá la cultura?
Pues a un enriquecimiento interior, y también aportar algo a la gente ¿no?. Si yo tengo una habilidad en representar ideas, conceptos y realidades; que estas personas también puedan vivirlas.

¿Sientes ese enriquecimiento interior?
Sí, porque veo que con los años los registros van ampliándose. Cada vez aparece más laberíntico el mundo del arte, más infinitas posibilidades, más variedad, más enriquecimiento. Se abren horizontes, eso es lo importante. En lugar de cerrarse posibilidades, cuanto más tiempo pasa más posibilidades veo. Ese es el enriquecimiento: no se va cerrando el camino, sino que se bifurca en mí en múltiples brazos.

¿Cómo se traduce eso en la vida cotidiana?
Hombre, más posibilidades creativas, de investigación, de realización de nuevos dibujos.

¿Y emociones?
Todas las emociones son importantes. El desgarro, la tristeza, los traumas y el sufrimiento son tan importantes como el erotismo, la alegría de vivir, etc.

¿Qué es el erotismo?
El erotismo es una visión sublime de los cuerpos y del sexo. La pornografía es el desprecio de los cuerpos y del sexo; la pornografía te escupe a la cara.

¿Por qué el desnudo en tus dibujos?
Soy una persona que vive un mundo muy interior. Estoy encerrada en mi estudio todo el año y generalmente dibujo invenciones; sin embargo, de la realidad exterior a mis preocupaciones interiores, los cuerpos siempre me han maravillado. Para mí un cuerpo desnudo es como una visión mística, por eso hay cierta elegancia en mis dibujos eróticos. Porque el cuerpo es para mí una imagen sublime. Me interesa mucho la anatomía de los cuerpos, y otros temas de la realidad como la decoración o la arquitectura, me son bastante indiferentes.

¿Estudias la anatomía del cuerpo?
La estudio, la fotografío, la dibujo.

¿Cómo son tus fotos?
Considero que soy mejor dibujante que fotógrafa, pero la fotografía la utilizo muchas veces en mis historietas como collage, como viñetas, y luego copio de las fotos que yo hago. Considero que es muy importante abordar el encuadre fotográfico en comic, y me interesa la fotografía de desnudos para estudiar la anatomía. Fotografiándola la estudias, no sólo dibujándola.

¿Qué le queda por hacer a un dibujante que pierde las manos?
¡Uff!, nada. Yo creo que eutanasia. ¡Prefiero ni pensarlo!. Es demasiado dramático.

¿Por qué sigue impresionando el dibujo del desnudo?
Primero por la moral católica que demoniza y tortura los cuerpos; el miedo al cuerpo. Pero hay una tradición griega y clásica de exaltación de la belleza de los cuerpos, que también está en nuestra cultura. Luego también tenemos el islam muy cerca, que también demoniza la representación del cuerpo humano. Y claro, como nosotros tenemos una mezcla de cultura árabe muy fuerte, pues entre ella y el cristianismo hay un claro rechazo hacia el cuerpo. Por eso es tan importante reconocernos, que no hay espíritu y cuerpo, sino que son la misma cosa, una única entidad. Como decía San Francisco de Asís “Hay que cuidar el cuerpo para que el alma se sienta a gusto”.

El espíritu y el cuerpo, ¿una sola cosa?
Sí, por eso digo que cuando veo un cuerpo desnudo es una visión mística. Supongo que hay otras personas que no valoran lo corporal, la importancia de la presencia física, y son más abstractos, más simbólicos. Hay muchas posibilidades de expresarse. Por ejemplo, la cultura árabe es muy abstracta y caligráfica. Cada cultura desarrolla un arte particular, pero yo reivindico la importancia de los cuerpos, de la sensualidad, del erotismo, y de lo físico… La presencia física de vivir en este mundo en este momento.

Si tuvieras la oportunidad de vivir en una cultura ancestral, entre las grandes civilizaciones antiguas, donde dibujar era uno de los oficios que se aprendía desde pequeño, ¿qué cultura elegirías?
Estoy muy bien donde estoy ahora. Creo que como mujer, en esa época, no habría tenido ninguna posibilidad. Como mujer yo no hubiera podido ser dibujante ni siquiera hace cien años. En estos momentos para una mujer dibujante es muy difícil publicar. Por tanto prefiero un futuro mejor y menos machista, antes de dirigirme a un pasado.

¿Qué cosas te quedan por hacer?
Como cada vez veo más complejo el horizonte de posibilidades y hay más vías de expresión, indudablemente tengo muchas ganas de expresar muchas cosas. Espero que nunca se me agote la creatividad ni las nuevas ideas. Eso sería una tragedia tan grande como que te cortaran las manos. Que un artista ya no tenga improvisación, ideas o creatividad, es tan malo como ser un “handycapado”.
¡Venga!, ¡venga, apaga esto!, ¿cómo se apaga?, ¿aquí?.

(ENTREVISTA PUBLICADA EN LA REVISTA EL PLANETA #57.
JULIO-AGOSTO 2001. ESPAÑA)

LAURA PÉREZ VERNETTI
LIBROS PUBLICADOS
[ACTUALIZADO ENERO 2008]

“BARCELONA, 10 VISIONS”. Editorial Complot. 1987. Guión de Mercedes Abad. Álbum colectivo.
“EL TORO BLANCO”. Ediciones La Cúpula. 1989. Guión de J.M. Lo Duca.
“LA TRAMPA”. Ediciones La Cúpula. 1990. Guión de Laura.
“LOS DERECHOS DE LA MUJER”. Ikusager Ediciones. 1992. Álbum colectivo.
“CAMBIO EL POLVO POR BRILLO”. Virus Comix. 1993. Álbum colectivo.
“HAY QUE ORGANIZARSE”. El Pregonero. 1996.
“MARKHEIM”. Camaleón Ediciones. 1996. Adaptación del cuento de Robert Luis Stevenson y la historieta “MALDITAS RISAS” con guión de Peri.
“NOUS SOMMES LES MAURES”. Amok Editions (Francia). 1998. Guión de Felipe Hernández Cava. Álbum colectivo.
“LAS HABITACIONES DESMANTELADAS”. Edicions De Ponent. 1999. Con guión de varios.
“MACANDÉ”. Ikusager Ediciones. 2000. Guión de Felipe Hernández Cava.
“LAS MIL Y UNA NOCHES”. Edicions de Ponent. 2002. Guión de J.M. Lo Duca.
“NO BALLENA”. Doble Dosis. 2002. Guión de Saki, Roger Omar y otros.
“NÓS SOMOS OS MOUROS”. Assirio and Alvim (Portugal). 2003. Guión de Felipe Hernández Cava. Álbum
colectivo.
“SUSANA”. Amaníaco Ediciones. 2004. Guión de Laura.
“11M, ONCE MIRADAS”. Edicions De Ponent. 2005. Guión de Felipe Hernández Cava. Álbum colectivo.
“AMORES LOCOS”. Edicions De Ponent. 2005. Guión de Antonio Altarriba.
“NUESTRA GUERRA CIVIL”. Ariadna Editorial. 2006. Guión de Felipe Hernández Cava. Álbum colectivo.
“DE ELLAS”. Edicions De Ponent. 2006. Guión adaptado de “LA BALADA DEL CAFÉ TRISTE” de Carson McCullers. Álbum colectivo.
“LE MILLE E UNA NOTTE”. Grrrzetic Editrice (Italia). 2007. Guión de J.M. Lo Duca.
“GUADALAJARA SERÁ LA TUMBA DEL FASCISMO”. Edicions De Ponent. 2007. Álbum colectivo.
“SIN PERMISO, OHNE ERLAUBNIS”. Konkursbuch Verlag (Alemania). 2007. Con tres breves cuentos de Mercedes Abad, Annette Berr y Julia Kulewatz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: